Vaya al Contenido

El Clan

ENTENDER LOS CAMINOS DE LA ENFERMEDAD > LOS SERES HUMANOS
- ENTENDER LOS CAMINOS DE LA ENFERMEDAD –
- LOS SERES HUMANOS -

EL CLAN

Dentro de una tribu se establecen rápidamente clanes, es decir, grupos de personas con lazos de afinidad más estrechos o intereses mucho más cercanos entre sus miembros, lo que les permite reconocerse a sí mismos como personas con una cercanía mayor que con los miembros de otros clanes.

Muchos de los clanes tienen intereses económicos o de poder, por lo que pueden cambiar rápidamente si se modifican las circunstancias que los unen e identifican. Dentro de estos grupos podemos ver los clanes de las profesiones, también denominados gremios, como el de los abogados o el de los arquitectos; también formarían grupos similares los millonarios, los famosos, los políticos y un largo etcétera de grupos de personas con ciertas afinidades e intereses basados en el beneficio común o en el reconocimiento de funciones o actitudes similares.

Sin embargo, el clan que más fuerza da a sus miembros, pero también en el que se pueden generar más tensiones entre ellos, es en el que además de intereses económicos o de poder existen lazos de sangre y este es el clan familiar formado predominantemente por personas conectadas genéticamente y las que han incorporado de otros clanes al establecer lazos de afecto y convivencia. Dentro de estos grupos familiares se pueden también crear negocios o empresas con intereses económicos comunes que, con frecuencia, empiezan siendo un negocio de familia y después crecen e incluyen a otras personas que trabajan para el clan familiar o se ganan su confianza.

El clan, por lo tanto, tiene la función de asegurarse fidelidades que permitan conseguir objetivos que beneficien a todo el grupo, pero también que obliguen a sus componentes de forma mucho más rígida que con otros grupos. Las normas y leyes que rigen los clanes son estrictas y el no cumplimiento de las mismas implica, con frecuencia, la expulsión del miembro del clan con la pérdida de todos los privilegios y beneficios.

Los clanes pueden identificarse con nombres concretos, el nombre del oficio o actividad comercial que desempeñan, el lugar de donde provienen o la forma cómo se comportan, por ejemplo. Así, en la época de los inicios de la era de internet surgió un clan a partir de las personas que encontraron una nueva forma de ganar dinero en la red y se les ha denominó dotcomers utilizando como identificador una característica de las páginas web, el “.com” (dot en inglés significa punto). De la misma forma surgieron los nombres, en su momento, de los clanes o gremios de oficios como los plateros, los pescadores, los molineros, los herreros o los curtidores. Esto ha quedado también reflejado en los apellidos que han llegado hasta nuestros días.

En un clan siempre hay un jefe que tiende a mantenerse en el puesto si sus aptitudes para dirigirlo siguen siendo las más adecuadas, pero si el clan es familiar, el jefe del mismo suele ser respetado hasta su muerte o incluso mientras sufre una enfermedad invalidante.

Alrededor del jefe del clan se sitúan las personas de su confianza y ejercen el poder ejecutivo, es decir, ejecutan y ponen en marcha las instrucciones dadas por él, teniendo cada uno, a su vez, otras personas de su confianza que continúan poniendo en marcha las instrucciones recibidas. Esta cadena jerárquica implica más poder cuanto más cerca se está del jefe del clan. Si el clan es familiar, en general, se respetarán los órdenes de llegada a la familia, siendo más importante el hermano mayor que el menor.

Por las implicaciones económicas que se asocian al bienestar personal y familiar de cada individuo, por las implicaciones familiares que les atan mediante las lealtades y por los compromisos que genera el poder, el clan es uno de los grupos humanos que genera con mucha frecuencia conflictos entre sus miembros o entre otros clanes y, por lo tanto, uno de los que, junto con la familia, más condiciona la personalidad y el comportamiento de sus miembros.

Regreso al contenido