Vaya al Contenido

El Hermano Mayor Domina

LOS CONFLICTOS > CONFLICTOS ENTRE HERMANOS
- LOS CONFLICTOS –
- CONFLICTOS ENTRE HERMANOS -


EL HERMANO MAYOR DOMINA A LOS OTROS HERMANOS


El hijo que llega en primer lugar al entorno de una pareja descubre rápidamente que tanto las personas como las cosas están a su disposición, una situación que no se volverá a repetir cuando lleguen nuevos hijos a la familia. Esto le hace sentir que con cada nuevo hermano que viene él pierde atención, dedicación, espacio y otras muchas cosas, lo que le provoca un sentimiento de malestar que le lleva a reaccionar en contra. A esta situación y a los comportamientos que conlleva se le ha denominado en términos psicológicos con el nombre de síndrome del príncipe destronado o, en la versión femenina, el síndrome de la princesa destronada.

Pero, frente a esta nueva situación el hermano mayor suele intentar hacer valer sus derechos y su fuerza frente al hermano menor, con frecuencia a través de la violencia física o verbal. Lo habitual es que los padres protejan al hermano menor y le afeen el comportamiento al mayor o reciba castigos por ello, por lo que empieza a actuar de forma menos improvisada y más precavida con su hermano para evitarlo.

Inicialmente, puede surgir un comportamiento de protección hacia el hermano menor, que va a ser muy bien visto por sus padres y le va a hacer ganar puntos, lo que le puede animar a desarrollar una actitud paternal o maternal hacia el resto de sus hermanos en adelante.

Pero su mejor conocimiento del terreno en el que se mueve, la menor edad y fuerza del hermano, la experiencia previa por haber realizado las actividades antes que él, la fascinación que producen los hermanos mayores sobre los hermanos pequeños y la inevitable tendencia a la imitación por parte de los menores les da un poder especial sobre ellos.

El hermano mayor domina a los otros hermanos


Por eso, en circunstancias de desequilibrio familiar o de conflictos en la pareja, este hermano puede sentir la fuerza y el poder que le da su lugar e intentar utilizarlos en su beneficio para evitar la competencia de sus hermanos y así salir mejor parado que ellos. También puede reclamar sus derechos frente a ellos por el simple hecho de haber llegado primero.

Es más fácil que el conflicto del hijo en el primer lugar surja con los hermanos situados en los lugares impares, los que están en posición 3, 5 o 7 y, especialmente, si en el lugar 1 hay un chico y en el 3 hay una chica.

Si sólo hay dos hermanos y el mayor es un chico y la pequeña es una chica, el intento de dominar será más eficaz si se siente apoyado por un padre fuerte que ve en él a su heredero y la madre no consigue equilibrar la balanza.

Si siente esa fuerza y apoyo por parte de los padres, va a ser muy difícil que sus hermanos puedan salir victoriosos de cualquier enfrentamiento. Si no le apoyan, el conflicto se derivará hacia uno o los dos padres. Con mucha frecuencia esos choques derivarán en malas relaciones entre hermanos.

Regreso al contenido