Vaya al Contenido

Prólogo

LOS CONFLICTOS

- LOS CONFLICTOS –

PRÓLOGO

La sección de Los Conflictos es la continuación la anterior Entender los Caminos de la Enfermedad, en la que se expone la teoría básica y en esta se estudian los conflictos que pueden acabar facilitando las enfermedades. El objetivo de este estudio es dejar plasmada de forma comprensible, gráfica y explícita, la experiencia clínica directa obtenida en la investigación de los procesos cotidianos que llevan a los seres humanos a entrar en situaciones de desequilibrio o de mala función de sus sistemas, lo que deriva, finalmente, en el sufrimiento y en la enfermedad.

Una persona que es consciente de cómo funciona su organismo, que percibe sus estados emocionales, que modula su actividad mental y que hace caso a sus intuiciones, tendrá la posibilidad y la libertad de actuar en el sentido que le parezca más apropiado para conseguir sus objetivos en la vida y evitar, en la medida de sus posibilidades, los obstáculos que puedan hacérselo más difícil.

Sin embargo, se observa con mucha frecuencia en la práctica clínica que las personas se desequilibran o alteran sus objetivos en la vida como consecuencia de la ignorancia, la falta de información, las herencias, las circunstancias emocionales negativas o las vivencias familiares o sociales. Por esa razón, siempre será bueno informar lo mejor que se pueda a todas las personas que muestren un interés por saber las razones que los han llevado a perder su buena trayectoria en la vida y su equilibrio, de forma que esto les ayude a encontrar la mejor manera de recuperarlo.

Es muy gratificante ver cómo personas que estaban inicialmente desorientadas sobre el origen de sus problemas, comienzan a ver una luz al empezar a utilizar este método de estudio y se acercan de forma sencilla a entender las causas y orígenes de sus conflictos y de sus enfermedades.

Es evidente, por lo demás, que estas secciones no pretenden resolver directamente los problemas de ninguna persona. Tan solo se ofrece una forma diferente de comprenderlos, un método que pueda ayudarles a encontrar la manera de enfocarlos de forma que puedan ser más fáciles de resolver.

Cuando una persona se vea en una situación en la que no encuentra una fácil solución a sus conflictos, debe consultar a los profesionales adecuados, tanto en el terreno médico como en el psicológico, que le pueden asesorar y dirigir en el sentido correcto.

Se ha intentado conseguir que los contenidos que se expresan sean asequibles y de fácil comprensión para todo tipo de personas eliminando en la medida de lo posible las palabras complejas, las expresiones técnicas o las difíciles de entender, sustituyéndolas por otras más cercanas al lenguaje común. El objetivo es que la forma de expresarlo no sea una barrera para acceder a la información que contienen las palabras.

Además, se complementa con el lenguaje de las imágenes, de los dibujos con señales indicativas y también las que van en forma de viñetas que se suceden, como ocurre en un cómic. Parece que este lenguaje, además de ser universal, responde a ese viejo dicho de que más vale una imagen que mil palabras. De hecho, éste es el lenguaje que mejor entiende el inconsciente, ya que no requiere traducción ni interpretación por parte del sistema consciente para poder integrarlo. No obstante, este último siempre va a pretender dar una explicación lógica a lo que se ha percibido, aunque ésta siempre será posterior a la percepción inicial y, con frecuencia, alterada o modificada por la información consciente archivada previamente a lo largo de toda la vida.

La interpretación que hace el sistema mental de lo que percibe siempre suele ser un problema. Nunca es lo mismo vivir una experiencia que contarla. Nuestro inconsciente vive las experiencias tal y como son, a diferencia de nuestro consciente que necesita darle una forma comprensible de manera que se pueda transmitir con un método tan escueto y limitado como es el de la expresión verbal, el de las palabras. Esto le hace perder muchísima información, dando lugar a la confusión, a las malinterpretaciones, a las tergiversaciones y a las discusiones sobre el sentido de lo que se ha dicho.

Esto no quiere decir que el trabajo del sistema consciente no sea importante para asimilar y expresar lo que percibimos, es más, resulta ser muy importante en gran parte de los procesos de aprendizaje y en el manejo de nuestras vidas en la actualidad. Pero al transmitir las experiencias vividas mediante el lenguaje hablado o escrito, perdemos la información vital de fondo, la del inconsciente, que suele ser muy relevante para percibir e integrar adecuadamente los procesos que ocurren en la vida.

A pesar de lo dicho, se necesita utilizar las palabras y las frases para poder transmitir un mensaje en ausencia de una experiencia directa y vivencial. Por eso, se ha mezclado el lenguaje de las imágenes con el de las palabras para favorecer la compresión tanto consciente como inconsciente de los contenidos.

Cada vez que se muestra un modelo de conflicto, que sólo pretende ser un prototipo, a las personas se les ocurren muchos matices, variantes o peculiaridades que muestran que cada tipo que se presenta de forma simple, tiene múltiples interpretaciones y apreciaciones que lo complican, pero que también lo enriquecen. De esta forma, los modelos que se presentan en esta sección son de tipo lectivo, sirven simplemente para aprender de forma esquemática.

Aunque algunas personas pueden verse identificadas de forma inmediata con alguno de estos modelos presentados y reconocer en él su propio conflicto, realmente están hechos de forma que nos permitan ver un tipo de problema y englobar en él, de forma esquemática, las variantes que se dan en situaciones similares.

De la misma forma, las posibles soluciones a los conflictos son muy diferentes y no hay una concreta o un modelo preciso de actuación para cada problema. Es necesario primero ver el contexto general y después ir al particular, personal y peculiar de cada situación para poder aplicar algún tipo de solución, siempre que ésta sea posible.

Esto es algo que hay que tener muy en cuenta. Las soluciones pueden ser difíciles de poner en marcha, lentas en su ejecución, cambiantes según se aplican y puede que no siempre exista una salida fácil para cada conflicto. Es más, puede que algunos conflictos no tengan una solución en este momento y que lo más razonable sea esperar la llegada de tiempos mejores mientras se acepta la situación actual.

Esto quiere decir que puede que hayamos identificado perfectamente un conflicto e ideado una respuesta para el mismo pero, al llevarla a la práctica, puede que ésta no sea la más adecuada para ese momento o que requiera un tiempo para poder actuar o ver sus resultados. Las posibilidades que se abren en cada circunstancia son múltiples y pueden aparecer nuevas variables cuando parecía que ya estaban controladas las anteriores. Pero así es la vida. En ella surgen una continua sucesión de situaciones de las que debemos aprender.

No se quiere dar con esto la idea de que la mayor parte de los conflictos no tienen solución, sino simplemente que evolucionan dentro de un ciclo sin fin. Si se encuentra una salida para un conflicto, vendrá un periodo de armonía, paz y tranquilidad pero, dentro de un tiempo, surgirá una nueva situación conflictiva que pondrá a prueba nuestra capacidad de aprender y de reaccionar.

Ese es el ciclo sin fin, un ciclo de aprendizaje unido a los fenómenos de la vida, el del Yin y el Yang, el del día y la noche o el de la vida y la muerte. Algo que es común a todos los ciclos: la sucesión de unos a otros de forma continua.

Parece que lo importante no es que resolvamos definitivamente éste o aquel conflicto, sino que podamos aprender a entenderlos, aceptarlos y enfrentarlos de una manera positiva y tranquila, manteniendo esa visión de ciclo continuo y de sucesión de equilibrios y desequilibrios antes descrita.

Los conflictos son muy importantes para la vida, para el desarrollo y el crecimiento de las personas de los grupos y de las culturas. Sin ellos, probablemente, no avanzaríamos nada y todo sería un continuo suceder de normalidad, estabilidad y, por lo tanto, de estancamiento. Se puede deducir que lo que ocurre cuando una especie deja de tener conflictos que la estimulan a evolucionar es su tendencia a extinguirse.

En este periodo de acercamiento entre los seres humanos y entre las culturas que existen o han existido, parece que es muy importante unificar el saber médico mundial, enriqueciendo a la Medicina con todas las aportaciones que los diferentes grupos humanos nos ofrecen desde su experiencia, a veces milenaria, como en el caso de la Medicina Tradicional China, la Hindú o Ayurvédica, la Medicina Naturista Occidental o la de los pueblos africanos o centro y sudamericanos.

Regreso al contenido